Saúco deshidratado para gripes y resfriados

Las propiedades de las bayas de saúco por su actividad antioxidante, se pueden usar para reducir el colesterol, mejorar la visión, para estimular el sistema inmunológico, mejorar la salud del corazón y para la tos, los resfriados, la gripe, las infecciones y las amigdalitis bacterianas y virales. Los bioflavonoides y otras proteínas en el jugo destruyen la capacidad de los virus del resfriado y de la gripe para infectar una célula.

Los frutos contienen pigmentos orgánicos, taninos, aminoácidos, carotenoides, flavonoides, azúcares, rutina, ácido viburnic, Vitamina A y B y una gran cantidad de Vitamina C. También son ligeramente laxante, diurético y diaforético. Los flavonoides, como la quercetina, se cree que para dar cuenta de las acciones terapéuticas de las Flores de Saúco y bayas. De acuerdo con los estudios de laboratorio 2, estos flavonoides incluyen las antocianinas que son poderosos antioxidantes y proteger las células contra los daños.

Recoger los frutos y deshidratar en el horno a una temperatura no superior a 70º hasta que queden completamente secas y guardar en un bote.

En caso de gripe o resfriado: hervir los frutos durante unos minutos hasta que éstos recuperan la hidratación y sueltan un jugo rojizo ( 2 cucharillas de café durante 15 min.), con un trocito de ramita de canela un poco de raíz de jengibre y una vez se temple la infusión, añadir la miel para no estropear sus propiedades con las temperaturas altas de la ebullición.

para notar mejoría, tomar tres tazas al día

Notaréis como el resfriado remite o los síntomas mejoran.

Otra receta muy interesante para la tos es la siguiente:

Ingredientes:

1/4 de taza de raíz de jengibre

1/4 de taza de flores de camomila

1/4 de taza de raíz de malvavisco

1 cucharadita pequeña de canela

1/4 de taza de zumo de limón

1 tacita de miel

250 ml. de agua

Instrucciones:

1.Pon el agua a hervir y añade las hierbas,

  1. Cuando rompa a hervir reduce y deja que cueza a fuego lento, hasta que el volumen del agua se reduzca a la mitad ( necesitarás 1 taza de éste líquido una vez hayas colado las hierbas)
  2. Filtra la infusión para retirar las hierbas
  3. Mientras el líquido aún está caliente añade el zumo de limón, la miel y remueve
  4. Guárdalo en un bote de cristal hermético (previamente esterilizado) en la nevera.

Consumir preferiblemente antes de dos meses.

Dosificación:

una cucharilla para los niños y una cuchara grande para adultos hasta notar mejoría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *